Nacionales

LA REFORMA POLÍTICA

DIONICIO MANTILLA LEÓN.  26/04/2019

 Hace unos días el Presidente de la República, Martín Vizcarra Cornejo, hizo entrega formal al Congreso de la República de un paquete de doce proyectos de ley orientados a lograr la Reforma Política, un tema trascendente y de interés nacional el mismo que fuera elaborado, por encargo del gobierno, por una Comisión de alto nivel presidido por el experimentado jurista, Fernando Tuesta Soldevilla.

 Proyectos que recogen sentidas preocupaciones de la ciudadanía respecto a este cuestionado espacio de la vida nacional que es terreno propicio para la corrupción y una deficiente conducción de los destinos del país.

 ¿Empero, cuáles serían los alcances de estos proyectos, cuáles serían eventualmente aprobados y cuáles serían objeto de observación?

 En primer lugar, estas propuestas del Ejecutivo se dan en Democracia régimen  que permite discrepar y plantear propuestas para el logro de un mejor devenir de la sociedad algo que no es posible en un régimen dictatorial. Democracia que ha estado ausente a los largo de estos últimos años al interior de los partidos políticos lo que ha dado lugar a la extinción de los mismos convirtiéndolos en mero feudo de un poderoso caudillo adinerado, convirtiendo en urgente su reorientación y fortalecimiento para lo cual se plantea como requisito fundamental para su reconocimiento la presentación de un registro de afiliados y una vida partidaria permanente, pudiendo recibir financiamiento público y privado, pero rindiendo cuentas periódicamente, recomendando incluir en el Código Penal el delito de financiamiento ilegal.

 Asimismo, que las elecciones internas de candidatos sean abiertas con participación de la ONPE; los candidatos deberán presentar obligatoriamente sus reportes de gastos, incluir en sus hojas de vida los procesos judiciales que tienen en curso, presentar su Declaración Jurada de intereses no pudiendo postular aquellos candidatos que tengan sentencia condenatoria en primera instancia por delito doloso con pena no mayor de cuatro años.

 Además, que la elección para el Congreso deberá realizarse en la segunda vuelta presidencial, la eliminación del voto preferencial, la paridad y alternancia de género en la lista de candidatos y, para evitar los blindajes actuales, se propone que  sea la Corte Suprema la encargada de levantar la inmunidad parlamentaria y que los congresistas puedan ser detenidos por flagrancia. 

  

 Se propone elevar a cinco años el período de mandato tanto de Gobernadores Regionales, Consejeros Regionales, Alcaldes y Regidores. Para la elección de Gobernadores Regionales se propone la obtención del 50% más uno de los votos, se propone dar una ley que fortalezca las funciones de los Consejeros Regionales y los  Regidores Municipales a fin de fortalecer el rol de fiscalización y control de los mismos en el Gobierno Regional y las Municipalidades, respectivamente.  Hoy, la mayoría de ellos se han convertido en furgón de cola de Gobernadores y Alcaldes permitiendo así los actos de corrupción.

 Sin lugar a dudas que las propuestas de Reforma Política del Poder Ejecutivo revisten importancia y se espera que el Congreso las perfeccione respetando la esencia de las mismas o cubriendo las omisiones que existieran, no debiendo repetirse el bochornoso espectáculo de hace unos meses cuando intentaron boicotear el tema de la bicameralidad para incluir la cuestión de confianza derecho constitucional que permite la disolución del Congreso, un intento que fue motivo para votar en contra de ella a pesar de conocer su importancia en el fortalecimiento de la gobernabilidad.

 Esto nos da pie para indicar que la Comisión de Alto Nivel si incluyó la bicameralidad; pero el gobierno lo ha excluido del paquete de propuestas  argumentando “respetar la decisión popular del referéndum”; empero, es preciso su reincorporación, como también legislar sobre algo que no ha sido tocado: el tema de la revocatoria de congresistas, Gobernadores, Consejeros Regionales, Alcaldes y Regidores, por obvias razones.

 Entregadas las propuestas el pueblo debe permanecer alerta al debate de las mismas tomando en cuenta que la mayoría de ellas lesionarán los intereses de los congresistas politiqueros que desean que nada cambie para seguir viviendo de la política a la que han prostituido sirviéndose de ella y olvidándose del pueblo que es el que les paga sus jugosos sueldos de 25,400 mensuales.